jueves, 1 de julio de 2010

Se viene una crisis a la Tv de pago

La llegada de la Tv digital generará o no una crisis en la TV pagada, esa es una duda que se ha planteado recientemente. Un fuerte impacto provocará la masificación de la televisión digital en Chile, pero no sólo en los televidentes, quienes tendrán una mejor calidad de la señal con la alta definición. El sistema también golpearía de una manera no menor al negocio de la televisión de pago.
Se estima -según la experiencia de otros países- que entre el 20% y 25% de los abonados a la TV pagada en Chile renunciarían a este servicio con la implementación de la televisión digital.

Muchos de los suscriptores hoy están prácticamente obligados a contratar el servicio de pago, pues de otra manera no tendrían recepción de ningún canal, debido a la mala calidad de la señal de la TV abierta, sobre todo en edificios.
Con el nuevo sistema, la señal de los canales de televisión abierta que hoy llega a los hogares (Chilevisión, TVN, UCTV y Mega) será de mejor calidad y seguirá siendo gratuita. Sombras y 'nubes' serán reemplazada por una imagen nítida.

En la industria de la TV de pago ya están trabajando en la fórmula para intentar minimizar el impacto de la televisión digital. La penetración del servicio ha aumentado en forma significativa en los últimos años. Si en mayo de 2006, el 21% de los hogares lo tenía contratado, en marzo de este año la cifra se eleva a un 38%, según cifras de la Subsecretaría de Telecomunicaciones. El fuerte del crecimiento ha venido dado por la televisión de pago satelital, en desmedro de la TV por cable.

Una vez que la ley se apruebe en el Congreso, se ampliará el espectro y los canales estarán obligados a cubrir el 85% del país en cinco años y el 100% en ocho años, y la TV digital se masificará.
Se estima que el costo que significará para Chile la implementación de este sistema se elevaría a US$ 400 millones.
De esta cifra, unos US$ 200 millones deberán invertir los canales de TV abierta en la implementación de la norma japonesa, que fue elegida por el Gobierno como nuevo estándar de televisión digital.
La inversión que deberán realizar TVN, Canal 13, Mega, Chilevisión y Red TV -además de varios canales regionales- se proyecta a diez años. Las grandes estaciones, como la estatal, deberán desembolsar entre US$ 20 millones y US$ 25 millones para el desarrollo de todo el proyecto. A ello se sumará el costo en que deberá incurrir cada uno de los usuarios que tienen un televisor tradicional o LCD con sintonizador analógico.


Fuente: El Mercurio

2 comentarios:

Manuel Gatica Holtmann (ARK) dijo...

Tienes razón.
Hace poco arrendé un departamento en el centro y la recepción de señal abierta es como las reverendas así que me puse a buscar algún plan económico de cable para al menos poder ver las noticias y entonces me enteré de la señal digital, saqué la reclación costo beneficio y vi que con 3 meses de cable básico me alcanzaba para pagar un decodificador y la verdad hasta ahora ha sido una excelente decisión.

Lamentablemente entiendo que en octubre se acaban las señales de prueba y que, por la situación de chilevisión, la puesta en marcha de las señales oficiales y su legislación se atrasará. Una lástima.

volviendo al punto, creo que, efectivamente, una vez que se masifique la señal digital, que además promete una mayor oferta de canales gratuitos, la suscripción al cable ya no se verá como algo tan obvio ni necesaria y por ende sus ventas debieran afectarse.

Andres Pumarino dijo...

Efectivamente Manuel tenemos que avanzar aún en la masificación, ese será un desafío como también la generación de la reforma a la Ley General de telecomunicaciones.


Gracias por tus comentarios.