jueves, 9 de diciembre de 2010

Factores legales para vender por Internet

Al navegar por Internet la mayoría de las páginas web que se visiten tienen cláusulas contractuales, de confidencialidad, de responsabilidad, condiciones de la información de protección de datos, entre otras; que en algunas están visibles y en otros no, lo mejor es incorporar en espacios visibles estas cláusulas. En la gran mayoría de las páginas web existen contratos. En las plataformas electrónicas encontramos contratos que tienen las características de ser contratos por adhesión, que son aquellos contratos que sus cláusulas son redactadas por una sola de las partes, es decir son impuesta, por lo que a la otra sólo le queda aceptarlas en bloque, adhiriendo a ellas.

Una alternativa para generar seguridad y transparencia a los consumidores son los contratos “click” son una categoría de contratos de adhesión, en que se presentan al consumidor las cláusulas detalladas del contrato, la descripción es dada en forma digital, en línea, y a la persona se le presenta la oportunidad para aceptar o rechazar, y seguir avanzado en la página web en que navega, por tanto es necesario aceptar para avanzar, y por ello hacer “click” en el icono respectivo. Este tipo de cláusulas se presenta con frecuencia cuando usted está tratando de bajar algún software y para poder obtenerlo usted debe dar el “click” y aceptar las condiciones establecidas para que dicho programa se instale en su computador. Pues bien, en materia de comercio electrónico es una muy buena herramienta para dar certeza de la relación comercial que se está generando.

Otro tema relevante es la seguridad, por el sitio web de comercio electrónico circularán muchos datos, tanto de sus clientes como de la empresa,

El tema de los Derechos de autor y el respeto de la Propiedad Industrial también es relevante ya que es importante evaluar previamente los contenidos que tendrá nuestro sitio en Internet. Asimismo, es importante tomar en cuenta los alcances de los derechos de autor al diseño gráfico, el código fuente y la programación HTML con la que fue diseñada nuestra página. Relacionado también con éste tema se encuentra el tema del registro y protección del software de la compañía.

Todo lo anterior será fundamental en el establecimiento de futuras relaciones contractuales de la “start up” con terceros.
En materia de propiedad industrial se debe considerar el no vender productos que sean imitaciones de marcas ya que también se expone la empresa a sanciones legales.

Los nnmbres de dominio son otro tema que se debe considerar. Si bien es cierto las marcas y la denominación social de las empresas y personas jurídicas en Internet son protegidas por la normatividad de Propiedad Industrial, en Internet son comunes los casos de “domain-name grabbing”, es decir, el registro de nombres de dominio por personas con ánimo de lucro frente a terceros con denominaciones sociales similares que en virtud de ello estén interesadas en adquirir dicho nombre de dominio. Es por eso que es necesario prevenir los riesgos de apropiación de nombres de dominio por terceros.



La Publicidad y Protección al Consumidor, es importante que exista una adecuación a la normatividad vigente respecto de la publicidad en Internet, pues existen muchos aspectos, como el envío de correo no solicitado (Spam) y el uso de cookies (herramienta utilizada por algunos servidores en Internet para recolectar determinada información sobre los internautas tal como preferencias en la visita de ciertas páginas web), no contemplados de manera específica en la normatividad peruana.

Dentro de este rubro es importante considerar los contratos publicitarios por ejemplo a través de “banners” en Internet.

Relaciones contractuales Al establecer un sitio web en Internet, tendremos que pensar en la posibilidad de celebrar algunos contratos que regulen entre las partes situaciones específicas hasta hace poco no tan comunes, lo que implicará el manejo de terminología específica y el conocimiento de supuestos de hecho hasta hace poco no tan comunes. Por ejemplo, contratos de “hosting” o alojamiento en servidores de la página web, de tratamiento de datos, de sistemas de pago en línea, etc.

Un tema que las empresas no consideran en materia de comercio electrónico bien sea por que los desconocen o simplemente no se consideran son los delitos informáticos, aquí es necesario la implementación de sistemas de alta seguridad en línea para prevenir posibles ataques por “hackers” o “crackers” que de alguna manera vulneren la privacidad de la información contenida en el servidor donde se encuentra alojada nuestra página web, o la información proporcionada por clientes almacenada en el mismo.

La auditoría legal constituye una herramienta importante para la prevención y análisis de riesgos de estructuras corporativas en Internet o en general a través de medios electrónicos.

Por último también es relevante considerar una solución de controversias ya que muchos problemas que se originan en las transacciones comerciales por medios electrónicos pueden originar controversias por cualquiera de los temas antes mencionados.

Surgen dudas con respecto a la ley y jurisdicción aplicable, que si bien es cierto en principio dichas dudas pueden ser abordadas y absueltas por el Derecho Internacional Privado de no existir pacto entre las partes contratantes, muchos supuestos pueden quedar fuera del alcance del mismo.

Varios son los problemas que se pueden generar al momento de iniciar un proyecto de comercio electrónico, por ello es relevante el identificar los potenciales riesgos para aminorar su impacto en la empresa.

1 comentario:

Miguel Lozano dijo...

La parte legal es sumamente importante pero es lamentable que sea lo último en lo que se piensa en un negocio por Internet.

El secreto más grande para vender Internet es siempre enfocarse en una sola cosa que es la conversión. La conversión en cada cosa que hagas en Internet, tanto en los emails para que ingresen a tu página, como la conversión hacia la misma venta del producto.

Una alta conversión hace vender más con la misma inversión y con los mismos visitantes, mientras que la competencia se va a devanar los sesos tratando de llevar más y más visitas para ganar un poco de dinero, tú puedes vender mucho más que tu competencia con muchas menos visitas.

El artículo se puede acceder a través de mi enlace.